Willa, que tocó tierra la noche del martes en el Estado de Sinaloa, en el Pacífico mexicano, como huracán categoría 3, se ha degradado a depresión tropical durante las primeras horas del miércoles. El fenómeno meteorológico se localiza sobre el norte de Zacatecas, desplazándose hacia el noreste del país. El Servicio Meteorológico Nacional ha pronosticado que comenzará a disiparse ocasionando tormentas muy fuertes en Zacatecas e intensas en Durango. Las autoridades han exhortado a la población a tomar precauciones en estas entidades, ya que las lluvias podrían estar acompañadas de relámpagos, granizo y fuertes rachas de viento.

 

Willa tocó tierra en los alrededores de la localidad de Escuinapa en el Estado de Sinaloa con rachas de viento de hasta 220 kilómetros por horas. Unas 40.000 personas de los Estados de Jalisco, Nayarit y Sinaloa abandonaron sus casas para refugiarse en 58 albergues temporales fuera de las zonas de riesgo, según informó la Coordinación Nacional de Protección Civil. El titular de la Comisión Federal de Electricidad, Jaime Hernández, dijo que el paso del huracán causó daños en la infraestructura eléctrica, lo que provocó interrupción en el servicio para 96.200 usuarios en los Estados de Nayarit, Sinaloa,Durango y Mochoacán.

 

Ante la llegada de Willa, en los municipios de la costa del Pacífico se decretó la suspensión de todas las actividades industriales, comerciales y turísticas desde las dos de la tarde hora local. El objetivo: reducir al mínimo el peligro para los habitantes. Según los cálculos del coordinador de Protección Civil en México unas 100.000 personas —tanto residentes como turistas— salieron voluntariamente de las zonas de riesgo. Muchos de ellos pasarán estos días en casas de familiares o amigos.

 

En Sinaloa, el gobernador de ese Estado, dijo que no hubo ninguna persona fallecida, pero sí varios daños materiales, sobre todo en Escuinapa, la localidad donde pegó Willa como huracán. En esa pequeña localidad se afectó el servicio de energía eléctrica, no hay agua potable y se dañó el Hospital General. "En unas horas más se harán los recorridos y se dimensionará el daño material que sufrió el estado", dijo el mandatario en entrevista con Televisa. En Escuinapa, unas 6.000 personas fueron desalojadas de sus viviendas.

El lunes por la noche, trabajadores de los hoteles sellaban las puertas y ventanas de los alojamientos turísticos con planchas de madera frente al icónico paseo marítimo en Mazatlán —cuyo aeropuerto ya está cerrado desde primera hora de la tarde de este martes—, una popular ciudad costera en el Estado de Sinaloa. A escasos metros, se podía advertir la llegada de turistas que descargaban sus pertenencias y también palmeras se desplazaban debido a una ligera brisa. Para hacer frente esta amenaza, el Gobierno mexicano ha instalado más de 2.900 albergues temporales a lo largo de toda la costa pacífica.

 

En una gasolinera en las afueras de esta ciudad, una gran fila de coches esperaba para cargar combustible y asegurarse de comprar en una tienda cercana otros bienes indispensables para los próximos días. Una de las trabajadoras de la estación de servicio, Zulema Pardo, ha señalado en declaraciones a Reuters que los residentes se han llevado grandes provisiones de agua y han dejado vacías las estanterías donde los vendedores colocan habitualmente el pan. "La gente está realmente asustada", agrega.

 

Antonio Echevarría, el gobernador de Nayarit, ha recordado que las escuelas se encuentran cerradas y  ha pedido a la ciudadanía no desafiar al huracán: "No actuemos como superhéroes. Es un huracán muy potente, y no queremos ninguna tragedia". Sinaloa también ha cerrado sus escuelas. 

 

Fuente:El país

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Contáctanos

Descarga la app

Acerca de

E-mail app@safelivealertx.com

SafeLiveAlert Alerta Sísmica All Rights Reserved.

App Designed by León Ramírez Cárdenas & Developed by Diego Ramírez Calvo with <3 in Mexico.

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram Social Icon